El cliente acude a nosotros porque tiene una necesidad que nosotros podemos aparentemente cubrir. El mero echo de acudir a nosotros ya es de agradecer y merecedor de nuestra sonrisa. Lo que no espera de nosotros son malas caras y peores respuestas. Quiere ser querido y no despachado. Recuerda: